• Dr. Miguel Méndez

Los injertos de cabello y la salud mental


Te despiertas un día y el espejo no da el mismo reflejo de hace algunos años. Tu cabello ahora es más escaso o incluso se ha ido por completo en algunas partes, ya no piensas en cómo lo acomodarás o el peinado que mejor te queda, ahora sólo quieres ocultar el problema.
Los injertos de cabello y la salud mental

Te despiertas un día y el espejo no da el mismo reflejo de hace algunos años. Tu cabello ahora es más escaso o incluso se ha ido por completo en algunas partes, ya no piensas en cómo lo acomodarás o el peinado que mejor te queda, ahora sólo quieres ocultar el problema.


“Cuando una mujer se ve en una situación así, al igual que un hombre, puede sumergirse en un estado de estrés o depresión que no haga más que reforzar la caída”, señalan especialistas de psicopedia.org al evaluar el impacto psicológico que tiene en las personas la pérdida de cabello.


¿A dónde ha ido mi cabello?


Está claro que el aspecto físico juega un papel muy importante en la seguridad de una persona y cuando este se ve deteriorado, sobre todo en un área tan evidente como la cabellera, pueden ocurrir sentimientos de tristeza y baja autoestima.


“Está comprobado que los pacientes que sufren algún tipo de alopecia pueden verse afectados anímicamente, padeciendo trastornos mentales como ansiedad, depresión, comportamiento antisocial y problemas académicos o laborales” señala una investigación realizada por el Instituto Médico Dermatológico.


La pérdida de cabello puede llevarnos a rechazar esa cita de trabajo por temor al qué dirán los reclutadores o posibles clientes; o evitar esa salida con la persona que nos gusta por el pensamiento de no llegar a gustarle, y así los problemas psicológicos pueden ir apareciendo.


La calvicie causada por el estrés


En contra sentido, sufrir de estrés o depresión por otros factores puede ser una consecuencia de pérdida de cabello.


El organismo humano es como un enorme, complejo y sorprendente rompecabezas en el que todas las piezas están interconectadas. Por eso mismo, podemos afirmar sin miedo que nuestra salud emocional afecta a nuestro cabello. Sí, una persona que esté pasando por una etapa de estrés, de nervios o de malestar puede ser más propensa a sufrir calvicie o alopecia, aunque sea transitoria, señala el portal psicopedia.org sobre la repercusión de nuestras emociones en la salud capilar.


La alopecia por estrés existe cuando la denominada hormona del estrés, el cortisol, afecta a las células madre del folículo piloso. El cortisol somete a las células madre a una fase de reposo prolongada en la que no hay regeneración del folículo ni del cabello y esto provoca la aparición de la calvicie, según estudios médicos. Incluso, existen varios tipos de caída de cabello por estrés.


1.- Efluvio telógeno (TE)


Es tipo de caída ocurre cuando hay un cambio en la cantidad de folículos responsables del crecimiento del cabello. Si este cambio ocurre durante la fase telógena, la fase de reposo del crecimiento del cabello, puede provocar la caída definitiva. En este caso la pérdida de folículos no es homogénea, normalmente no ocurre en toda la cabeza, aparece en áreas específicas.


2.- Alopecia Areata


Este tipo de alopecia se considera una enfermedad del sistema inmunitario que considera a los folículos como cuerpos extraños y los ataca, lo que provoca la pérdida del cabello. El origen de la alopecia areata, al igual que de otras condiciones autoinmunes, puede ser el estrés. La pérdida de cabellos puede darse en forma de clapas, normalmente redondas, o expandirse por todo el cuero cabelludo.


3.- Tricolitomanía


Puede ser acaso la más fuerte causada por un trastorno mental ya se define como el acto de arrancarse el pelo de forma continua, provocando una perceptible pérdida de pelo. La persona que padece tricotilomanía puede arrancarse el pelo del cuero cabelludo o de otras zonas del cuerpo.


Ante estas situaciones en que la pérdida de cabello causa problemas psicológicos y que los problemas psicológicos pueden llegar a causar pérdida de cabello, lo primordial y más recomendable es buscar ayuda especializada.


En Implántica, por ejemplo, ponemos a disposición de nuestros pacientes un equipo completo de profesionales para solucionar sus problemas de calvicie al tiempo de que son acompañados y asesorados por especialistas en salud mental y que la recuperación de su cabello sea por completo una transformación de vida.

6 visualizaciones